Cadenas de nieve vs. neumáticos de invierno, ¿y tú qué prefieres?

Estamos ante la duda que todavía muchos se preguntan cuando llegan las épocas más frías y cuando hablamos de los viajes en coche: ¿neumáticos de invierno o cadena de nieve?

Es cierto que, la segunda de las opciones mencionadas, es la que, en su momento se mantuvo más arraigada en nuestro país. Quizás, en muchas ocasiones, porque estamos ante la situación de personas que se encuentran alojadas durante todo el año en lugares que, realmente, no son fríos, y cuentan con este elemento para subir montañas o ir a zonas de bajas temperaturas en determinadas ocasiones.

Ruedas o cadenas para la nieve, pero siempre equipado

En el siguiente artículo, vamos a hablar un poco de las ventajas tanto de los neumáticos de invierno como de las cadenas para la nieve, para que, libremente, cada uno pueda sopesar cuál es la opción que más puede ir con él.

Un consejo muy importante a tener en cuenta es conocer qué tipo de atracción tiene tu vehículo. Porque, en ocasiones, dependiendo de esto y del tamaño de las llantas, es posible que puedas necesitar los dos elementos en conjunto.

Cadenas de nieve: ¿qué tipos existen y cómo funcionan?

Las cadenas de nieve suelen ser un complemento ideal para las épocas de bajas temperaturas. Muchas veces, la llegada de la nevada suele ser repentina y no sabemos cuando va a parar o que magnitudes puede llegar a alcanzar. Por ello, es importante que vayas bien equipado en todo momento.

2 tipos de cadenas: textiles y mecánicas

Existen dos tipos de este elemento: las textiles y las mecánicas. Normalmente, suele elegirse la segunda opción cuándo estamos frente a llantas o ruedas de dimensiones menos robustas y de coches deportivos.

Por otro lado, las cadenas textiles se aplicarán en otros modelos que no necesiten tanta amortiguación frente a la nieve. Si nunca te has visto en la situación de añadir este elemento en tu vehículo, debes saber cómo ponerlas.

Esto último es bien sencillo, deben montarse sobre la rueda, a veces, en todas ellas, o en las delanteras. Volvemos a recordar que la tracción es muy importante, en este caso, para saber como colocarlas debidamente.

Después, la forma de las mismas y como se adaptan al vehículo también dan lugar a otros tipos de este elemento: las hay compuestas, de tipos araña, etc.

Las cadenas textiles son más sencillas de poner sobre los neumáticos y no ocupan un gran espacio en el vehículo. Sin embargo, son más caras que las metálicas y más complejas de encontrar en tiendas especializadas.

Neumáticos de invierno: ¿qué me ofrecen?

A día de hoy, la evolución de los neumáticos de invierno ha sido muy notoria, aunque los que no sean apasionados del motor no lo sepan.

Estamos ante un elemento eficiente, de gran rendimiento y polivalencia que aguanta temperaturas de hasta casi 10 grados bajo cero sin necesidad de cadenas externas.

Es cierto que si eliges un modelo más complejo, quizás no te salgan tan baratos, pero podrás aprovechar grandes ventajas, entre ellas, la más importante, sentirte seguro. Otra ventaja de los neumáticos de invierno es que pueden ser utilizados durante todo el año, que no te despiste su nombre.

Esto último ha causado más dudas de las que te puedes imaginar en muchas ocasiones. Se llaman así debido a la forma de sus surcos, los que permiten una potencia de frenado mayor que los de verano en temperaturas más bajas.

Teniendo unas buenas llantas y un material de fabricación de calidad en esta parte del coche, las cadenas podrían convertirse en un elemento seguro y fiable para mantenerte más relajado, pero que, realmente no sería obligatorio ni necesario.

Es más, si no estás acostumbrado, podrías notar ciertas desventajas a la hora de conducir. Si contamos únicamente con unos neumáticos de invierno bien preparados, estaremos seguros y tranquilos, pudiendo mantener una actitud correcta ante el volante, sin asustarnos y sin notar que tenemos que hacer una mayor fuerza para mover el vehículo.

Las personas más inexpertas podrían llegar a ponerse nerviosas al ver que su coche se mueve de manera diferente a lo que está acostumbrado.

Sin embargo, es cierto que si cuentas con unos neumáticos de verano.

¿Qué opción elegir para tus escapadas a la nieve?

Esto siempre dependerá de muchos factores que variarán dependiendo del tipo de coche, de llantas, de lo que estemos acostumbrados e incluso del lugar en el que vivimos.

Si no resides en una zona donde haga frío de forma genérica y solo disfrutas de la nieve y las bajas temperaturas en épocas de vacaciones, cuando decides ir a hacer un viaje a la montaña, quizás debas quedarte con las cadenas. Sin embargo, en los casos contrarios, a lo mejor ni las necesitas.

¿Cuál es tu experiencia al respecto? Nos encantaría saber más sobre tus escapadas a la montaña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.